25/03/2019
ROTUNDO ÉXITO DE PARTICIPACIÓN EN LA JORNADA URBANÍSTICA


Las Jornadas de Urbanismo y Territorio celebradas el pasado viernes en Manilva nos acercó al concepto enunciado en los sesenta por el sociólogo y filósofo francés Henri Lefebvre: El derecho a la ciudad, que en la actualidad está ocupando un espacio central en los foros internacionales e inspira prácticas ciudadanas en todo el mundo.

El alcalde de Manilva, Mario Jiménez, el Director General de la Fundación de la UMA, Diego Vera Jurado y Vicente Seguí Pérez, Presidente Asociación de Estudios Urbanísticos y Territoriales Teatinos y José María Ayala, de la Mancomunidad de municipios de la Costa del Sol Occidental, fueron los que la presentaron.

El concejal de Urbanismo, Antonio Barragán, estuvo presente en esta jornada, donde decenas de interesados en la materia han abarrotado la citada dependencia municipal.

También participaron el Gerente de Urbanismo, Aitor Menoyo, los concejales Marcos Ruiz y Francisco Miguel Álvarez, y Diego José Jiménez de la oposición.

El programa que se desarrolló en la cuarta edición de este espacio de debate organizado por el Ayuntamiento de Manilva y la Fundación General de la Universidad de Málaga sobre urbanismo y territorio, único actualmente en la provincia de Málaga, contó con la participación de Dª Marta Lora-Tamayo Vallvé, profesora de Derecho Administrativo de la UNED y presidenta de la sección europea del CNJUR, D. Juan Francisco Mestre Delgado, catedrático de la Universidad de Valencia, y D. Juli Ponce Solé, catedrático de la Universidad de Barcelona, que impartieron sendas conferencias sobre la europeización del territorio, la sostenibilidad económica y financiera del planeamiento urbanístico, el derecho a la vivienda y la función social de la propiedad.

Estas temáticas brindaron la oportunidad de analizar la presencia del derecho comunitario en el urbanismo y su influencia tanto en las legislaciones urbanísticas de los estados miembros como en el quehacer cotidiano de las Administraciones locales, en aras a la consecución de un desarrollo urbano sostenible. Asimismo se prestó especial atención a la debilidad que padece nuestro sistema de planificación y gestión urbanística del suelo en cuanto a las obligaciones exigibles sobre su viabilidad económico y financiera, para finalmente culminar el primer bloque de intervenciones de las jornadas con la formulación del derecho a disfrutar de una vivienda digna como un verdadero derecho subjetivo exigible y exigido ante los tribunales, llevando el entendimiento de la vivienda “no sólo como el mero soporte físico habitacional sino también como el medio ambiente urbano en el que este se inserta”.

El derecho a la ciudad poco a poco está obteniendo un reconocimiento técnico-jurídico, en la Resolución nº 71/256, aprobada por la Asamblea General el 23 de diciembre de 2016, se ha cristalizado del siguiente modo: «Compartimos el ideal de una ciudad para todos, refiriéndose a la igualdad en el uso y el disfrute de las ciudades y los asentamientos urbanos y buscando promover la inclusividad y garantizar que todos los habitantes, tanto de las generaciones presentes como futuras, sin discriminación de ningún tipo, puedan crear ciudades y asentamientos humanos justos, seguros, sanos, accesibles, asequibles, resilientes y sostenibles y habitar en ellos, a fin de promover la prosperidad y la calidad de vida para todos. Hacemos notar los esfuerzos de algunos gobiernos nacionales y locales para consagrar este ideal, conocido como “el derecho a la ciudad”, en sus leyes, declaraciones políticas y cartas».

Aunque principalmente este derecho se enuncia desde el denominado soft law, la conocida aportación de Lefebvre empieza a ser tecnificada ya por diversas normas jurídicas, “sobre la base de reconocer las conexiones entre los diversos niveles de regulación del uso del suelo y de la conexión entre diversos derechos constitucionales reconociendo la importancia del espacio urbano en la vida de las personas”.




Diseño Web Málaga